La realidad tiene una ventaja: Es

Abro este espacio con una doble intención, será una ventana en dos direcciones, hacia dentro que es donde me toca estar y hacia fuera como el lugar al que volver en unos meses.


Después de un año crucial en mi vida por diferentes motivos personales y profesionales, he llegado a un puerto que no tenía previsto en mi mapa de navegación. Se cumple un año en estas fechas cuando empecé a estar enferma, primero fue una neumonía resistente a abandonarme, luego una mononucleosis que me acompañó todo el verano y parte del otoño. En esos meses, el cansancio se hacia presente de una manera invasiva y brutal, hubo días que pensaba que la vida se me estaba escapando por cada poro de la piel, el pasillo de mi casa se extendía ante mí como un camino imposible de recorrer. Llegó el verano y pensé que ya había pasado la tempestad, disfruté como hacia tiempo y descansé llegando a tontear con la idea de no volver a esforzarme por nada, me venía la idea loca de que no hacer nada era un buen sitio donde quedarse y como sucede, a veces, los deseos se cumplen.

Hace unas semanas me han diagnosticado un cáncer de pulmón. Creo que es una buena razón para parar, pues ni por esas, porque me ha costado y sigue persistiendo el impulso de seguir haciendo. Dicen que hay un buen pronostico y que quizá una operación sea suficiente pero los vaivenes emocionales han sido una constante.

Me he debatido entre dos polaridades alejadas como si fueran universos diferentes: de un lado las ideas catastróficas "voy a morirme" y del otro "bah, esto no es nada, me quitarán lo que sobra y ya está".

En el lado de la catástrofe se hacen presentes las perdidas, todo adquiere otra dimensión y contenido, escuchar una canción, saborear la comida, asomarte a la ventana y sentir el frío de la mañana en el cuerpo,... todo se vuelve pura nostalgia, como si dieras un paso cósmico y supieras con toda claridad que no quieres dejar de existir, aferrándote desde el dolor a la vida. Pensar que no vería crecer a mi hijo o la posibilidad de no poder acompañarle en su vida se ha vuelto, a momentos, una idea lacerante y agónica.

Afortunadamente el camino recorrido en mi proceso personal, me ha dotado de los recursos suficientes para poder sostener el lado trágico de mi carácter. Me he dejado en paz en esos momentos de dolor por la perdida, por la posible partida sin retorno, la música me ha ayudado a ir soltando el miedo y la tristeza que rellenaban cada hueco de mi cuerpo, yo no sabía que el miedo podía llegar a doler. Qué presentes se han hecho físicamente las emociones...

Me ha servido dejarme un rato ahí, soltando, dándome penita y permitiendo salir tanto a la niña como a la buena madre que hay dentro de mi, dejando que cada una ocupe su lugar y pueda hacer el papel que le corresponde. Acompañándome desde un maternaje que sostiene, que alienta, que consuela y también que pone limites con amor, paciencia y firmeza cuando es necesario.

Del otro lado, la negación. "A mi no me pasa nada, yo puedo con esto, qué contratiempo tan incomodo,..." he ido tomando conciencia de lo que sucedía en relación con los demás, cuando le he contado la noticia a alguien su cara me hacia pensar "vaya, parece que esto es importante,... claro es que la gente se muere de estas cosas..." ha sido alucinante observar mi inconsciencia, mi ninguneo de la realidad para no aceptar al fin y al cabo esto que me cuesta hasta escribir: No soy invulnerable!!!

He barajado la posibilidad de estar congelando mis emociones, algo en lo que soy experta y muy rápida y es cierto que lo he hecho, pero me he dado cuenta de que ha sido algo más consciente y premeditado de lo que pensaba, y está bien porque ha sido una manera de poner a mi servicio mi propia neura para protegerme, para poder ir asimilando esto poco a poco, sin roturas ni desgarros, no hace falta que sea intenso para que sea verdad.

He intentado utilizar esto para machacarme un poquito "tendría que estar aprovechando esta oportunidad para seguir mirándome, para darme cuenta de esto y de lo otro y tú en cambio, pasas de puntillas, como si no fuera contigo..." qué vicio el mío a ser una kamikaze, a no respetarme ni respetar los ritmos naturales de las cosas
y lo que puedo y no puedo gestionar.

Ahora, después de un mes de saber la noticia empiezo a tomar tierra y vuelve aquella frase que oí a Eva Useros en un curso "La realidad tiene una ventaja: ES". Tomemos pues esta realidad y veamos que por qué veredas y caminos me lleva, partiendo con pocas expectativas y la suficiente conciencia para no despistarme de lo fundamental.


Comentarios

  1. Mucho ánimo y fuerza, Ana!! Siento que tengas que pasar por algo así, te mando muchos abrazos y cariños!! ��

    ResponderEliminar
  2. Un fuerte abrazo y mucho animo. Deseo de todo corazón que te recuperes pronto.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Fuerza, actitud y guerrear. A la vuelta seràs mas grande...😘

    ResponderEliminar
  5. Muchos animo y muchas Gracias por compartirte , tus testimonios y evolucion sirven a muchos , adelante campeona .
    Elvira Rodenas

    ResponderEliminar
  6. Fíjate que yo muchas veces he deseado morir aunque no de quitarme la vida y he coqueteado con la fantasía de tener una enfermedad que me liberara de mí mal vivir... leyéndote sé que lo que busco en realidad es estar totalmente como lo estas tu ; Amando...gracias bonita sigue transmitiendo

    ResponderEliminar
  7. Ana guapetona, còmo me gusta leerte. Ta sabes que me tienes para lo que necesites. Muchos besos y abrazos cariñosos para ti. Jorge Guerra

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir con maravillosas palabras tu sentir, Ana. Un abrazo, Beatriz

    ResponderEliminar
  9. Ana , como te entiendo....!
    Y si te dejas en paz del todo ? No hay nada que hacer, el aprendizaje irá viniendo solo, al ritmo que venga. Déjate caer en la cama o el sofá y suelta , estando como estés . Si hay ventana , disfrutando de las formas de las nubes .Si hay música , dejándote llevar por ella ....
    Ponte la vida fácil, no es necesario el reto .
    Valorar lo que hay , no lo que había . Cuantas cosas hay...!
    Te abrazo , cuenta conmigo.

    ResponderEliminar
  10. Querida, brillante, valiente y exquisitamente vulnerable compañera... te mando ánimos y el deseo de que te recuperes pronto y bien!! Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Yo quiero seguir embelesándome contigo, Ana. Así despierta como estás ahora, te quiero. Que lo que tenga que pasar nos encuentre vivas. Te mando un abrazo de compañera, de amiga, de hermana, de madre...

    ResponderEliminar
  12. Recibe todo mi cariño, fuerza y ternura.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ana, tengo alguien muy cercano operado de pulmón hace 20 años de un cáncer en la peor fase, tuvieron que quitarle un pulmón y ahí está viviendo sin subir montañas ni muchas escaleras pero bien. Hoy todo está nos avanzado y los que nos hemos trabajado a fondo sabemos bucear en aguas profundas y salir a la superficie a pesar de las corrientes. Fuerza y alegría. Un abrazo grande.⚘��

    ResponderEliminar
  14. Ana, mujer increíble, palabras que llegan, el ánimo fue muy importante en mi caso, pase lo que pase no dejes que se pierda. Un abrazo grande. Ani

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares